ludotecas

Ir a FUNLIBRE

- ludotecarios -

 

 

Perfil y funciones

El Ludotecario

Aunque no existe la profesión de Ludotecario si es una figura polivalente y a su perfil ayuda que, proviniendo de disciplinas como la pedagogía, la psicología, la recreación, el trabajo social, reciba una preparación específica teórico-práctica que le permita desarrollar capacidades para crear atmósferas creativas y distendidas para poner en marcha las dimensiones afectiva y emotiva de los usuarios de los programas que diseña, facilitar el intercambio de experiencias y ante todo “jugar”. No es suficiente saber hacer jugar, sino que se requiere saber jugar y conocer los distintos tipos de juego de la edad evolutiva.

El papel del Ludotecario es bastante complejo en la medida que no debe concentrarse exclusivamente a animar a jugar sino que debe ser un educador especializado con competencia pedagógica, sicológica y sociológica, lo que señala la importancia que su vinculación a la Ludoteca no sea esporádica sino permanente.

Con tales características será factible que asuma las funciones de:

-         Planificador técnico del aprendizaje progresivo -de lo más conocido a lo más desconocido, de lo más fácil a lo más complejo, de lo más cercano a lo más lejano- que tiene en cuenta los conocimientos previos y los intereses de los usuarios de los programas viabilizando una real participación.

-         Diseñador técnico de programas que alternan actividades de ritmo lento y rápido, dirigidas, no dirigidas y libres, intelectuales, de movimiento o manipulativas, todas las cuales las adecua a cada contexto específico.

-         Planificador operativo, que conoce previamente la actuación y las características de las personas a las que van dirigido los programas.

-         Organizador de ambientes lúdico pedagógicos que ofrecen una diversidad de estímulos y plantean una realidad rica en matices, tornando la situación didáctica en algo sugerente.

-         Organizador del trabajo de los usuarios mediante diferentes agrupaciones de los mismos -parejas, tríos, pequeño grupo, gran grupo- y con la habilidad para combinarlas de la manera más enriquecedora posible.

-         Organizador y líder de una dinámica de autogestión del trabajo lúdico pedagógico en la Ludoteca, donde las responsabilidades y los compromisos son colectivos y compartidos, donde la autonomía y participación infantil predominan sobre la dependencia del adulto.

-         Líder del aprendizaje como proceso para lo cual recurre a actividades de motivación, actividades de desarrollo y actividades de evaluación, coherentes entre sí.

-         Creador de ambientes de comunicación, de espacios organizados y estructurados, estimulantes e incitadores a la participación.

-         Motivador y movilizador a la participación en torno a actividades que si implican emulación desmitifican el error,  el “perder” y las frustraciones, valorando el esfuerzo, el intento y la superación de dificultades.

-         Generador de normas de funcionamiento claras, no contradictorias, que permiten al grupo una convivencia agradable y un amplio margen de actuación desde el respeto.

-         Favorecedor de la expresión de opiniones y críticas desde un espíritu constructivo y positivo.

-         Recopilador permanente de datos que incluye de forma posterior en el proceso de la evaluación.

En consecuencia, y siguiendo a Negrine (1997), el profesional involucrado en la ludoteca debe estar preparado no solo para actuar como animador, sino también como observador e investigador de las relaciones y acontecimientos que ocurren en el ámbito de la ludoteca. Para una tarea de esta dimensión social, el individuo necesita de una formación sólida, fundamentada en tres pilares: formación teórica, formación pedagógica y formación personal.

-         La formación teórica debe poseer bases en las teorías que trabajan con el desarrollo, el aprendizaje, el juego, la recreación y el juguete.

-         La formación pedagógica, debe proporcionar la vivencia al interior del ambiente lúdico, no apenas en el ámbito de la infancia, sino también en diferentes contextos, sea con niños y niñas, adolescentes, adultos o con la tercera edad, complementando de esta forma, la formación teórica, la cual se construye por la vivencia y no apenas por la consciencia.

-         La formación personal aparece, según el, como una vertiente totalmente innovadora, pues debe propiciar al educador en formación la vivencia de lo lúdico, o sea, una práctica mas preocupada con la experiencia que con técnica puramente simples.

Ello supone que el Ludotecario profundice en el estudio e  investigación sobre programación, evaluación y animación socio cultural lo cual le facilita:

-         Dominar a profundidad la psicopedagogía infantil.

-         Aprovechar la propia cultura lúdica mediante la investigación metodológica y sistemática sobre el juego y el juguete, con el objetivo de comprender su importancia y aplicación pedagógica y su eventual irrelevancia.

-         Participar en pasantías teórica prácticas fortalecedoras de la capacidad de animación y de realización de talleres (pintura, teatro, plastilina, manualidades, etc.)

-         Conocer el computador y del Internet para orientar al niño en su uso lúdico-pedagógico.

-         Investigar sobre las tradiciones populares y sobre el uso del juguete y los juegos tradicionales.

-         Dominar conceptos de desarrollo territorial.

 

Todos las instituciones y usuarios, comprendiendo la responsabilidad de en manos de quien dejar los niños, deberían reflexionar sobre ese perfil.

 

Le agradecemos nos envíe sus comentarios e inquietudes a nuestro correo electrónico

info@funlibre.org



 

 

 

Qué es Funlibre?
_________

Capacitación
_________

Servicios
_________

Dotación Ludotecas

_________

Experiencia
_________

Solicitud de Servicios
_________

Retroalimentación
_________

Publicaciones

________

Ultimas Noticias _________

 

 

 

 

| Contáctenos | Registro de Visitantes |

© Fundación Colombiana de Tiempo Libre y Recreación – FUNLIBRE. 1988 - 2006. Derechos Reservados